Mensaje del Provincial, Rafael Mediavilla, tras la muerte de Juan Pablo II
04-04-2005 Punto de vista
Dirigido a todos los religiosos y a los miembros de las Fraternidades Seglares, el provincial de la Provincia de San Nicolás de Tolentino ha emitido su protocolo 67/2005 que a continuación publicamos.
Mensaje del Provincial, Rafael Mediavilla, tras la muerte de Juan Pablo II
La multitudinaria misa presidida por el Card. Sodano a las 11 de la mañana del domingo
Estimados hermanos:

El pasado 5 de noviembre Juan Pablo II nos recibía a los agustinos recoletos participantes en el LII Capítulo General. Ya entonces su salud era delicada. Su acentuada limitación la comprobamos al verlo en la sala de audiencias transportado en la silla de ruedas. Creo que en algunos de los capitulares se unía un cierto pudor por tener que causarle incomodidades añadidas a las derivadas de su enfermedad con el deseo de testimoniar nuestra fidelidad a Jesucristo que se manifiesta en su entrega y servicio en la vida y la dedicación a su Iglesia de este nuestro papa.

Por otra parte, durante estos últimos meses si algunos hubieran intentado evitarle esas incomodidades recomendándole guardarse más, creo que estamos convencidos que su voluntad de estar presente y cerca del pueblo de Dios, por muy grandes que fueran las dificultades, vencería cualquier recomendación.

Cada uno de los capitulares tuvimos la oportunidad de saludarle y manifestarle nuestro afecto y también nuestra admiración a su ejemplar testimonio. Pudiera parecer que las numerosas audiencias y su estado de salud le impedía darse cuenta de los religiosos que le rodeábamos. Esa apreciación fue corregida por él, cuando, teniendo cerca al padre general, le pregunta:

— ¿Cuántos son?
— Cuarenta y cinco,
le responde el padre Javier.
— No; –replica el santo padre– ¿cuántos son en toda la Orden?

El interés de Juan Pablo II por la Orden de Agustinos Recoletos se convierte en este momento en una invitación a mirar con especial interés por la Iglesia en la que él ha sido “siervo de los siervos de Dios”. Nos unimos, por ello, a todos los cristianos que en estos momentos viven con dolor la despedida del Romano Pontífice. Manifestamos nuestra admiración por su entrega y dedicación a Cristo y al servicio de la Iglesia. De forma particular nos corresponde recibir la herencia de su enseñanza sobre la vida consagrada en los numerosos documentos en los que nos ha hablado del seguimiento de Cristo más radical y en aquellos dirigidos particularmente a los agustinos recoletos.

Invito a todos los religiosos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino, y a todos los fieles laicos, que se sienten unidos a nosotros en los diversos ministerios, a la oración de súplica por Juan Pablo II, ya fallecido, a la acción de gracias por los bienes que Dios nuestro Padre nos ha otorgado por su medio a lo largo de estos años de su pontificado.

En estos momentos de la Octava de Pascua es propicio hacer la alabanza pascual a Jesús resucitado que nos llena de esperanza porque un día todos seremos resucitados. Recogiendo nuestro sentir eclesial y nuestro afecto por el papa nuestras Constituciones nos dicen: “Al morir el Romano Pontífice celébrese una misa en todas las casas de la Orden” (Constituciones 94). Que esa Eucaristía sea la mejor culminación de nuestra oración suplicante y agradecida.

Estamos celebrando durante este año el centenario de san Nicolás de Tolentino. Nuestro santo patrono fue especialmente sensible y compasivo con los que viven esa experiencia del encuentro con el Padre Dios después de la peregrinación por este mundo. San Nicolás acompañará nuestra oración por el santo Padre y por la Iglesia para hacerla más viva y ferviente y así más conmovedora ante Dios.

Que Santa María que escucha cada sábado, y hoy también, el canto de alabanza de sus virtudes en el rezo de la Salve de todas nuestras comunidades le haya hecho experimentar en plenitud a Juan Pablo II la ternura maternal de Dios, que nosotros vemos ahora, todavía con los ojos de la fe.

Madrid, 2 de abril de 2005.

Fr. Rafael Mediavilla
Prior provincial
Provincia de San Nicolás de Tolentino
Orden de Agustinos Recoletos




¿Y tú que opinas?